La trufa fresca

La trufa fresca

Una trufa es un hongo que procede directamente de la naturaleza, de ahí su gran valor culinario. Las trufas frescas silvestres son tesoros gastronómicos que destacan por sus aromas y sabores. Siendo un producto ecológico sin conservantes ni colorantes.

¿Cómo usarla?

Si la trufa es fresca la mejor manera de utilizar es laminada o rallada directamente sobre los alimentos, combinando a la perfección con la pasta, arroces, patatas, ensaladas y huevos, entre otros. Este hongo desabor intenso y fuerte perfume, exalta un plato consiguiendo sorprender a tus comensales.

¿Cómo trufar alimentos?

Comprando una trufa fresca de calidad conseguirás trufar alimentos, dándoles un toque personal. Huevos, queso, mantequilla, salsas y aceite trufado por ti, harán las delicias de todos tus platos. Cuando las uses para aromatizar alimentos es conveniente que lo hagas al menos durante 24 horas, consulta nuestros post de Huevos trufados con trufas silvestres y tostadas con trufas y aceite.

¿Cómo conservarla? ¿Cuánto dura una trufa fresca?

La trufa negra fresca Tuber Melanosporum se puede conservar en el frigorífico un máximo de 15 a 20 días, que es lo que dura en su punto óptimo de maduración. Respecto a la trufa de verano o Tuber Aestivum aguanta hasta casi un mes en el frigorífico, una vez pasado este tiempo hay que guardarla en el congelador o ponerlas con un licor o en vino (el brandy por ejemplo hace que la trufa se conserve durante más tiempo para poder seguir usándola a lo largo de todo el año, si no se acabará estropeando). Si quieres obtener más información, puedes consultar nuestro post así debes conservar la trufa negra de Teruel.

¿Cuándo y cómo se recolecta este hongo?

En España las variedades más importantes que tenemos de este hongo son la trufa de verano o Tuber Aestivum y la trufa de invierno o Tuber Melanosporum. La primera se cosecha entre los meses de mayo a agosto y la segunda entre los meses de noviembre a marzo.

La recolección de la trufa se denomina por los truferos “cazar trufas”, en su origen, especialmente en Francia en la zona del Perigord, la trufa se buscaba con cerdos, sin embargo este animal tiene grandes inconvenientes para ser utilizado al ser un animal lento , glotón y difícil de amaestrar, es por ello, que la búsqueda o caza de trufa con perro es la más habitual (puede ser de cualquier raza aunque es aconsejable que sea resistente al frio y aguante toda una jornada de trabajo).

¿Dónde la puedo comprar trufa fresca?

En Francia se encuentra fácilmente en los mercados y supermercados de las mayorías de las poblaciones.

En España, en los últimos años y debido a la demanda cada vez mayor de este hongo, podemos encontrar trufa fresca en algunos de los puestos de los mercados más importantes y en páginas de venta online de trufa.

¿Cuánto cuesta una trufa fresca?

El precio de este hongo depende principalmente de la variedad de trufa que compremos. Hay diferentes tipos de trufas, algunas de ellas sin ningún valor culinario, sin embargo, otras variedades como la trufa negra de Teruel tiene un mayor valor por su excelente calidad.

Otro factor que influye en el precio es si la trufa es silvestre o de plantación, siendo siempre las silvestres las más apreciadas por su aroma, sabor y textura, y de un mayor precio que la cultivada.

Además, semanalmente el precio varía dependiendo de la producción, la demanda y la calidad. Puedes consultar más información en el post ¿Quién marca el precio de la trufa?.

En Gusto Mediterráneo seleccionamos las mejores trufas frescas para la venta online, lavadas y en el punto óptimo de frescura y maduración, se envían en transporte refrigerado express para que en 24 h estén en tu domicilio, así disfrutarás de trufas recién recolectadas de máxima calidad.